Nueva LCSP, nuevo año: Felices fiestas y feliz año 2018

En la actualidad, nos encontramos ante un panorama legislativo marcado por la denominada “Estrategia Europa 2020”, dentro de la cual, la contratación pública desempeña un papel clave, puesto que se configura como uno de los instrumentos basados en el mercado interior que deben ser utilizados para conseguir un crecimiento inteligente, sostenible e integrador, garantizando al mismo tiempo un uso con mayor racionalidad económica de los fondos públicos.

Los objetivos que inspiran la regulación contenida en la nueva Ley son, en primer lugar, lograr una mayor transparencia en la contratación pública, y en segundo lugar el de conseguir una mejor relación calidad-precio.

La ley es novedosa, novedosa por las nuevas figuras que aporta y la eliminación de otras. Nos encontramos con la desaparición de figuras jurídicas como pueden ser el contrato de gestión de servicios públicos o el de colaboración público-privada, con la desaparición de procedimientos como el negociado sin publicidad por razón de la cuantía y la creación de otros como el de asociación para la innovación, el procedimiento simplificado o el denominado ya como supersimplificado; con viejos principios generales sacados de nuevo a flote al incorporarlos al Derecho positivo de la contratación pública, como el principio general de integridad; o con prácticas que ahora se normalizan con la figura de las consultas preliminares. Son simples ejemplos, ya que hay muchos otros como pueden ser la necesaria programación o la nueva gobernanza, que ya ha tenido en parte su entrada en vigor y sus consecuencias prácticas para los órganos de contratación, aumentando el control sobre los mismos y las obligaciones de información que han de facilitar.

También nos encontramos con cambios que suponen una novación en la regulación ya existente: solvencia, perfil de contratante, ámbito subjetivo, prohibiciones de contratar, uso de cláusulas sociales y medioambientales, innovación, tipos contractuales, concesiones de servicios, riesgo operacional, duración de los contratos, división en lotes, encargos de gestión y convenios, importantes novedades en la figura del contrato menor, del recurso administrativo especial, mesas de contratación, condiciones especiales de ejecución, subrogación, subcontratación, cesión y sucesión, clasificación, tribunales de recursos contractuales, el novedoso Libro III, la contratación pública electrónica obligatoria y un largo etcétera.

En fin… un sinfín de novedades imposibles siquiera de citar en unas breves líneas, contratación pública en estado puro, que supone un reto para el “más pintado”, en una materia que constituye el principal canal de actuación administrativa de las Administraciones Públicas y resto del Sector Público, que exige de una vez por todas una imprescindible profesionalización de todos aquéllos que intervienen en la contratación administrativa: por un lado, de los empleados y gestores públicos de la contratación pública, que no olvidemos están sometidos a un régimen de responsabilidades mayor que el del resto de servidores públicos, y que requiere por tanto una verdadera profesionalización de éstos, basada en la aplicación rigurosa de los principios de igualdad, mérito y capacidad en el acceso a estos puestos, pero por otro y no menos importante, de los profesionales del Sector Privado que también operan, ya sea en el plano jurídico o económico, de este sector trascendental para el progreso de un Estado; tal y como hace tiempo viene ya demandando la Unión Europea para una materia tan compleja y tan sensible social, medioambiental y económicamente como es la contratación pública.

Es un buen momento para hacer todos los deberes que esta nueva e importante norma requiere y apostar definitivamente por la profesionalización que exige una materia tan compleja como es la contratación pública.

Con esta idea y con este mensaje se apertura este BLOG y con él quiero aprovechar la ocasión, como no podía ser de otro modo, para desearos a todos unas MUY FELICES FIESTAS Y, SOBRE TODO, UN SALUDABLE Y MUY PRÓSPERO AÑO 2018.

Dr. Jaime Pintos Santiago

Abogado-Consultor Consultor en Contratación Pública

6 Comentarios

  1. BERNABÉ 20 diciembre 2017 en 19:14- Responder

    Estupendo ejercicio de síntesis y precisión. Felices días para todos vosotros también.

  2. Julián de la Morena 20 diciembre 2017 en 20:02- Responder

    Larga vida

  3. Guillermo Yáñez Sánchez 21 diciembre 2017 en 08:10- Responder

    Hola Jaime, bienvenido a la blogesfera de la CONTRATACIÓN PÚBLICA.

    Enhorabuena por la iniciativa, te viene que “ni pintado” Creo que un profesional con tu solvencia no puede ser un “sin techo digital” como dice Alfonso Alcántara. Esta herramienta te va a traer aprendizaje, contactos, comunicación, difusión, visibilidad y oportunidades. Te lo puedo asegurar, por experiencia propia.

    Cuida el blog.

    El momento es muy bueno, aunque en estas fechas lo primero es la familia, descansar, pensar “algo” en el trabajo…

    Feliz navidad y próspero año 2018.

Comentar